Categorías
NOVEDADES

Nuevo tratamiento MASKNÉ

El uso de la mascarilla se ha convertido en el símbolo por excelencia de la “nueva normalidad” impuesta por el coronavirus, por eso en BE BEAUTY hemos desarrollado un nuevo tratamiento para ayudar a combatir los efectos negativos del uso de la mascarilla.

Todo apunta a que no nos desprenderemos de ella en una buena temporada. Se trata de una de las normas de prevención más básicas para evitar que el número de contagios por COVID-19 aumente. Pero nuestra piel apenas empieza a acostumbrarse a ellas.

Uno de los efectos de su uso continuado es lo que se conoce «maskne», o «acné por mascarilla».

Entramos de lleno en la ‘Era Maskné’, un ‘acné por mascarilla’ acerca del cual profesionales de la belleza y dermatólogos llevan hablando desde hace semanas 

¿QUE ES EL MASKNÉ?

Es el resultado del acné mecánico producido por el roce de las mascarillas, también conocido como acné inflamatorio o comedogénico.

Desde hace tiempo, de un modo científico, el actual ‘maskné’ es acné mecánico y antes de la pandemia también había sido bautizado como el ‘acné del deportista’ o ‘de fricción’ por ser, quienes practican actividad física con regularidad y por el roce que se produce del tejido contra la piel, los casos con más recurrencia.

Se trata de un acné común que puede darse en personas que nunca lo tuvieron. La mascarilla va a ser fundamental para protegernos y tenemos que convivir con ella, pero nuestra piel no está habituada a ella y éste es uno de sus efectos.

El «maskné” ocurre a menudo entre los médicos. El acné por mascarilla «siempre ha sido un problema en profesiones en las que debe usarse regularmente, pero ahora que su uso se ha extendido al público en general, el problema se ha incrementado.

¿COMO SE PRODUCE EL MASKNÉ?

Éste aparece, tal y como hemos adelantado, por la fricción creada por la mascarilla que deriva en pequeñas roturas en la piel por las que entran las bacterias, alterando la microbiota cutánea y favoreciendo la aparición de granitos.

Por otra parte, la mascarilla produce la oclusión de la piel y las glándulas sebáceas en una zona de la cara compuesta por nariz, mejillas, boca, mentón y cuello que no está acostumbrada a ir tapada y a la que normalmente le da el aire y puede oxigenarse. Al tener la parte inferior del rostro cubierta, se da menor transpiración y se acumula humedad, vapor y sudor, obstruyendo los poros.

Cuando hablamos o respiramos con la mascarilla puesta, ésta tiende a atrapar mucho aire caliente, lo que provoca un ambiente propicio para la aparición de bacterias y ácaros de la piel. Esto, junto a la fricción y a que la piel respira menos, puede favorecer la aparición de estos brotes de acné.

Resumiendo: la piel respira menos, hay una oclusión y un rozamiento, y si se añade el calor y el sudor, lógicamente el poro no está tan oxigenado y hay más capacidad de infección por las propias bacterias que tenemos en la piel.

¿CÓMO SE MANIFIESTA?

· Deshidratación

· Tirantez

· Pérdida de luminosidad

· Irritación

Aparición de comedones y granitos (externos e internos).

(Puntos negros, espinillas, brotes de acné. También puede provocar piel seca, descamación, sensibilidad, picazón o enrojecimiento.)

¿CÓMO SE PUEDE COMBATIR?

Primordial, lo primero contra el ‘Maskné’, hay que hidratarse mucho la piel, utilizando texturas fluidas que obstruyan lo mínimo la transpiración natural de la misma y empleando productos con propiedades calmantes, antiinflamatorias y antisépticas. La rutina de hidratación es especialmente importante cuando se va a utilizar una mascarilla y no debería descuidarse ni por la mañana ni por la noche. Ayudará a que tu piel no se seque, irrite e inflame debido al vaho que se crea dentro de la mascarilla.  Es muy importante no solo tratar el problema, sino prevenirlo.

Las acciones imprescindibles para evitar o corregir el maskné son:  o Más limpieza: Doble limpieza día y noche. Es importante que la limpieza sea suave, es decir, con fórmulas sin detergentes. De lo contrario, podría ser contraproducente y empeorar la zona. o Cosméticos específicos: Por supuesto, utilizar cosméticos específicos y tratamientos en cabina.

También aconsejamos evitar el maquillaje: si vas a pasar muchas horas con la mascarilla puesta, evita utilizar maquillaje como bases y correctores ya que puede obstruir los poros y provocar brotes de acné.       

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *